Puertas Cerradas

Como con todo objeto, sobre los cementerios pesa el tiempo, que es el olvido.
 
Dentro de mi propio y oceánico desconocimiento de la arquitectura entiendo que una puerta sirve para comunicar dos espacios diferentes.
Alguien nos cuenta, con lacónica lucidez, que toda puerta intuye un laberinto posible tras de sí.
 
Podría ser un goce estético, ese inexplicable placer melancólico que respiran los panteones.
Podría ser un paseo entre el silencio que se conjura a través de la brisa en los pinos.
Podría ser la última extinción de las ilusiones humanas.
Podría ser uno de esos lugares donde un hombre pueda pesar su propia vida en el contraste natural con el mármol, y el bronce.
 
Los panteones, últimos símbolos de la aristocracia, nos entregan otro tipo de puertas.
Puertas que no conectan dos espacios, todo lo contrario, limitan ambos mundos: uno, que es de las cenizas, del tiempo; otro, de las sombras, de lo incierto.
La muerte, rostro visible del tiempo, vive de nuestro lado, donde hay vida.
 
Hay puertas que no fueron hechas para comunicar los dos lados de un contorno.
 
F.F.
2009


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: